Las familias atrapadas en la frontera son separadas, según la nueva política de Trump

Soberalski_Immigration_Law_Sessions_Family_Separation.jpg

En las últimas semanas, se ha prestado mucha atención a la nueva póliza de la administración Trump de separar a los niños menores de sus familiares adultos, incluidos los padres, cuando se presentan o son detenidos en la frontera. "Si cruzas la frontera de forma ilegal (...) te procesaremos", dice el Fiscal General Jeff Sessions. Si bien el presidente Trump usó recientemente su cuenta de Twitter para culpar a los demócratas del Congreso por la supuesta "ley" que exige estas separaciones, no existe tal ley. Es una póliza creada y promulgada por esta administración para desalentar a inmigrantes, refugiados y posibles asilados de viajar a los Estados Unidos, y castigar a las familias que lo hacen.

Los periodistas de Newsy han analizado la nueva póliza y cómo se lleva a cabo. En primer lugar, es una ofensa federal cruzar la frontera hacia los Estados Unidos con la intención de vivir aquí ilegalmente. En el pasado, si se descubría que quienes cruzaban lo hacían ilegalmente o no satisfacían un reclamo de asilo, no eran procesados ino devueltos. Sin embargo, bajo la nueva póliza del presidente Trump, cualquier persona que cruce ilegalmente será procesada, incluso si eso significa poner a los padres en centros de detención y colocar niños en "albergue para refugiados". Esto les sucedió a varios miembros de la reciente "caravana" que llegó a nuestra frontera sur a fines de abril. El Departamento de Justicia afirmó que los que cruzan no habían pedido asilo, y que los solicitantes de asilo no enfrentarían esta experiencia.

Dicho esto, la póliza de "tolerancia cero" de la administración puede desdibujar estas líneas incluso con asilados potenciales. La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) presentó una demanda federal para reunir a una madre y un niño solicitantes de asilo de la República Democrática del Congo que habían sido detenidos y separados en los EE. UU. y mantenidos a miles de kilómetros de distancia. La pareja se reunió en Marzo pasado, pero la demanda continúa para afirmar el derecho de solicitar asilo. La ACLU dice que separar a los padres de sus hijos es "solo legal si el gobierno puede probar el abuso o proporcionar una justificación para la separación".

Fiscal General Sessions sostiene que los niños están separados de sus padres que se encuentran en procesos penales, que comparan situaciones fronterizas con cualquier otra situación de enjuiciamiento penal y no una política antiinmigrante per se. Sin embargo, esto ignora el hecho de que esta administración ha tomado la decisión de separar a los niños de sus padres rutinaria y universalmente, en contraste con las administraciones anteriores, y que otros altos funcionarios de la Casa Blanca como el Jefe de Gabinete John Kelly han afirmado explícitamente que la póliza de "cero tolerancia" se entiende como un elemento de disuasión. El mensaje de la Casa Blanca es, por lo tanto, mixto, pero los números tienden a demostrar que la afirmación de Sessions es engañosa en el mejor de los casos. De hecho, en el momento del informe de Newsy, el gobierno ya había confirmado al New York Times "que alrededor de 700 niños inmigrantes habían sido separados de sus padres desde octubre", y las cifras están creciendo.

Para el informe de Newsy, consulte: https://www.newsy.com/stories/is-sessions-threat-to-break-up-immigrant-families-legal/